5 consejos para que practiques tu instrumento

Si realmente quieres hacerte una rutina y mantenerte motivado mientras practicas tu instrumento, entonces lo mejor es tener un plan sólido. Los siguientes son 5 consejos de Centro La fabrica para mantenerte en marcha:

1. crear el ambiente adecuado

Nada te motivará más en tu práctica musical que un entorno adecuado. Puede que seas una de esas personas que prefieren una habitación tranquila. Otros necesitan un poco de estimulación. Sea cual sea el ambiente que te guste, intenta ser constante para entrar en la mentalidad adecuada cuando empieces a practicar. Si vas a necesitar agua, bocadillos, picos, lápices, papel manuscrito y sacapuntas, etc., tenlos contigo. Si utilizas aplicaciones, descárgalas con antelación.

2. calentamiento

La práctica del instrumento musical se parece mucho a un entrenamiento físico. Para ponerte en situación, asegúrate de hacer un calentamiento cada vez antes de empezar. Así podrás preparar tu mente y tu cuerpo antes de la práctica real. No tienen por qué ser 15 minutos de jugueteo con las escalas, sino que puede ser algo como la lectura a primera vista o tocar una canción conocida, si quieres. Además, ponte a tono teniendo en cuenta las tonalidades de las piezas que vas a ensayar.

3. Establecer objetivos

Practicar no es sinónimo de limitarse a tocar la música. Tienes que tener el fin en mente al comienzo de cada sesión de práctica. Con un objetivo previo para cada sesión de práctica, te encontrarás progresando más rápida y eficazmente. Sólo que cada meta debe dividirse en objetivos más pequeños y enfocados. Cada vez que completes un objetivo debes sentirte más realizado.

4. ser realista

Muchas personas -incluidos tus profesores- te han dicho que “hagas mucho ahora”. Por supuesto, no es realista que hagas toda tu práctica de una sola vez. La cosa se complica aún más cuando tienes que practicar una parte difícil. La mejor manera de hacerlo es practicar poco pero más a menudo.

De este modo, podrás ir haciendo un proceso largo poco a poco. Piensa más en la calidad y no en la cantidad de tu práctica. Practica de forma más inteligente y no necesariamente durante más tiempo si quieres tener la fuerza de voluntad para seguir adelante. Los objetivos pequeños y realistas deben ayudarte a superar las áreas que parecían difíciles y a aceptar los errores que hayas podido cometer.

5. identificar y superar los problemas

No hay por qué ignorar las áreas que puedan resultarle problemáticas. Aprenda a identificar dónde está utilizando la digitación incorrecta o tropezando con el tiempo. Decide por qué va mal y decide cómo lo vas a solucionar. Obviamente, diferentes problemas requieren diferentes técnicas. Los problemas con el ritmo requieren pasos para dominarlo.

Puedes practicar el ritmo simplemente dando palmas o utilizando una nota junto a un metrónomo. De este modo, sabrás cuándo aumentar el ritmo y cuándo reducirlo. Con el tiempo, dominarás tu instrumento musical. Contar con el profesor de música adecuado también es un factor importante para superar las mesetas y, en última instancia, progresar al máximo.

Deja un comentario